Inicio

El olivo, árbol milenario de la sabiduría y de la paz, ha sido adoptado por la humanidad como fuente de riqueza y alimento desde hace milenios.

La historia del olivo hunde sus raíces en el tiempo hasta el mismo origen de la agricultura en las primeras civilizaciones de la cuenca mediterránea.

Era ya conocido por los egipcios más de veinte siglos antes de la era cristiana, no obstante, la expansión definitiva del olivar en la Península Ibérica, se daría bajo el dominio del Imperio Romano.

Fueron estos quienes convirtieron fundamentalmente a Hispania, en una de las principales zonas productoras de aceite de oliva.

 

Debido a su privilegiada situación geográfica y a una particular climatología, Andalucía, y más concretamente Jaén, primera provincia productora de España genera más del 20% del aceite de oliva mundial, muy por delante de países como Italia o Grecia.

Gran parte de los olivos pertenecen a la variedad PICUAL, cuya selecta aceituna, caracterizada por un sabor intenso, frutado, con aromas herbáceos y alto contenido en ácido oleico, convierte a su aceite en uno de los más valorados por los consumidores, tanto en nuestro país como en los mercados internacionales.

Certámenes tan prestigiosos como Expoliva, Olive Japan, International Olive Oil Award, Oil China Competition o Sol D’Oro Italia así lo acreditan.

 

En todas las épocas, las creencias populares han dotado al aceite de oliva de propiedades curativas, pilar esencial de la dieta mediterránea y un alimento clave por sus efectos saludables.

 

Numerosos estudios científicos avalados por la Organización Mundial de la Salud, evidencian que el consumo regular de aceite de oliva, es una fuente inagotable de beneficios para nuestra salud.

 

El organismo encargado en Estados Unidos de supervisar las garantías sanitarias de alimentos y fármacos (Food and Drug Administration, FDA), ha autorizado que se incluya en la etiqueta de los productos que contienen aceite de oliva una especificación que los caracterice como beneficiosos para reducir el riesgo de sufrir enfermedades coronarias

• Reduce el colesterol, combate la hipertensión arterial y previene enfermedades cardiovasculares u otras como el cáncer y la diabetes.

 

• Disminuye el riesgo de arteriosclerosis, debido al aporte de polifenoles a nuestro organismo.

 

• Refuerza las funciones metabólicas, ya que su alto contenido en vitamina E, un potente antioxidante, favorece la formación de membranas celulares y tejido cerebral.

 

• Activa la absorción de calcio, y con ello estimula el crecimiento óseo.

 

• Su alto contenido en ácido oleico ayuda a restaurar los niveles naturales de humedad en la piel, así como nutrir, regenerar y suavizar el cabello.

El aceite de oliva virgen extra es un gran aliado del corazón y las arterias. Sus propiedades antioxidantes hacen que este aceite sea el más adecuado para cocinar, sobre todo cuando se trata de freír alimentos o exponerlos a altas temperaturas.

Copyright @ All Rights Reserved